En muchas ocasiones nos planteamos porqué las personas de nuestro entorno laboral no rinden lo suficiente, no se implican lo necesario o bien, no incorporan los propósitos de la organización en su día a día. Lo cierto es que no siempre es fácil motivar a la plantilla, mantener la productividad y lograr un clima laboral estable para seguir creciendo y menos en un entorno socioeconómico tan cambiante.

             En Grupo Noa’s, como expertos en la gestión del talento y la mediación entre empresas y candidatos, creemos firmemente que, una de las cuestiones básicas en la mejora de la productividad empresarial es la implantación de un modelo de liderazgo actual y empático que sepa promover las cualidades de las personas que componen una organización y, de esta manera, construir equipos de manera que se activen nuevos recursos personales y humanos que se enfoquen a los objetivos empresariales y supongan el incremento del rendimiento de la compañía.

             Es casi como buscar la conjunción estelar única que alinee los propósitos personales-profesionales de los empleados y los propósitos organizativos de un modo que sea informativo, formativo y participativo.

             Para conseguir este cambio no basta con la voluntad de la dirección, sino que hay que promover el cambio de la cultura empresarial y laboral. La propia organización debe adaptarse a los tiempos e incorporar nuevos esquemas de trabajo: desde la digitalización, hasta los cambios en la concepción de la dinámica de trabajo en equipo, reduciendo individualismos y fomentando la cooperación para obtener proyectos exitosos. 

            Hoy en día, necesitamos crear nuevos enfoques de liderazgo que, lejos de estancarse se convierte en un proceso dinámico. Un liderazgo que surge desde el crecimiento emocional interior, la potenciación de nuestra capacidad de comunicación y de relación y desde una línea que potencia la honestidad, la responsabilidad y el respeto con uno mismo y con el prójimo.

             Los nuevos modelos de liderazgo activo que se abren camino en el entorno laboral actual incorporan algunos puntos comunes de los que tomar nota:

  • Implantar una cultura y unos valores de empresa bien definidos y perfilados. Es imprescindible saber qué se siente y se piensa en la empresa de la que formamos parte. Sólo podemos construir compañías que avancen  con firmeza si contamos con criterios claros de trabajo y funcionamiento. 
  • Establecer buenos sistemas de comunicación interna. Necesitamos convertir nuestra organización en un sistema abierto de intercambios de opiniones sobre lo que más gusta, lo que menos, lo que se cambiaría y lo que se mantendría. Así mismo, la información en el equipo debe fluir para que la maquinaria este engrasada y funcione como un reloj suizo. Tener un equipo a ciegas sobre lo que sucede en su entorno es como poner trabas en el camino de manera premeditada. 
  • Gestionar programas de desarrollo personal y profesional de sus personas. Sólo cuando ganamos en autoconciencia, ganamos en motivación. Sólo cuando ganamos en motivación, ganamos en autoconocimiento de nuestros talentos. Sólo cuando ganamos en autoconocimiento de nuestros talentos podemos ganar en afán de logro y en marcación de metas que tengan sentido para nosotros y el entorno al que servimos. 
  • Entrenar a las personas. Es importante mantener a las personas que componen la organización a la última y con un buen estado emocional. Las personas formadas, reconocidas y motivadas, son capaces de superar obstáculos y ser creativos para resolver problemas y no solo sacar adelante los proyectos, sino mejorarlos. 
  • Gestionar la frustración como proceso natural de cambio. Porque no todo es siempre “happy” y porque los problemas surgen y siempre, cuando menos te los esperas y necesitas. Por eso es indispensable si lideramos equipos, que estemos preparados para los momentos bajos.  Una de las mejores opciones es siempre la anticipación.  La escucha activa puede ayudarnos a detectar conflictos e introducir los cambios necesarios para encontrar el camino a recobrar la paz social y el rendimiento. 

            En resumen, en todo proceso de cambio existen resistencias ocultas y también valores poco atendidos. Por eso, un buen liderazgo y un buen asesoramiento en la transformación organizacional de la empresa es fundamental para el éxito empresarial. En Grupo Noa’s contamos con profesionales especializados que te acompañarán en este proceso de mejora del entorno organizativo. 

            Porque en toda transformación organizativa es necesaria una transformación personal  y la conversión de la “plantilla” en “equipo”. Solo así, creando equipo, conseguiremos mejorar el rendimiento de toda la empresa.