“El talento debe ser visto como el ingrediente más indispensable para el éxito, pero el éxito también depende de cómo se gestiona ese talento”, afirma el archiconocido director del Human Capital Institute Allan Schweyer.

Ante lo cual, se nos presentan dos retos: el primero como personas: potenciar nuestro talento y adiestrarlo. Y, en segundo lugar, como empresarios o responsables del capital humano de la empresa: cuidar y fidelizar el talento.

Porque de una cosa no cabe la menor duda y es que, si queremos que nuestra compañía prospere y mejore sus resultados, el equipo humano que la compone debe ser tan firme y potente como el objeto de nuestro negocio.

La rotación de personal debilita a las empresas y las pone en situación crítica si no son capaces de retener a las personas talentosas. Porque el talento del personal no sólo hace sencillo el desempeño del trabajo, sino que abre un mundo de posibilidades para crecer y expandirse. Uno de los mejores ejemplos de lucha contra la rotación y retención del talento lo protagonizó el propio Henry Ford durante la producción del conocido Ford T.

Si queremos triunfar con un excelente capital humano debemos en primer lugar, cuida nuestro “employer branding” es decir nuestra imagen como buenos empleadores. Los mejores candidatos y candidatas deben querer venir a trabajar en nuestra compañía. Un cuestión medible si nos atenemos al ranking de las mejores empresas de España para trabajar. Pero además, hay que generar el clima y herramientas de gestión adecuadas para fidelizar a os trabajadores dentro de nuestra empresa.

Así pues, mantener el talento es una tarea que comparten todas las compañías que se esfuerzan por evitar la fuga de los mejores empleados y empleadas y la atracción, a su vez, de otros con potencial para completar los equipos. Es la guerra del talento y, para ganarla hay que estar dispuesto a poner toda la carne en el asador. Según el último barómetro de la Organización Internacional de Directivos de Capital Humano, las claves para mantener el talento son:

1.Gestión del Compromiso: Saber incorporar a todas las personas bajo el paraguas de los valores y la gestión de la empresa. Lo cual requiere de transparencia, comunicación, escucha activa y reconocimiento.

2. Sistemas de Compensación: Porque está claro que los trabajadores deben sentirse recompensados por sus tareas y su responsabilidad. Además, los nuevos modelos de sistemas de trabajo que flexibilizan la jornada laboral, incorporan el teletrabajo y facilitan la conciliación, son excelentes argumentos para quedarse en la empresa. La formación continua también es uno de los argumentos más atractivos para los verdaderos talentos.

3. Gestión de la Experiencia del Empleado: Aquí es donde entran las herramientas y capacidades empresariales más innovadoras. El clima laboral, oportunidades personales de crecimiento y el desempeño del trabajo bien dirigido por un liderazgo proactivo y abierto, son cuestiones reconocidas y enormemente valoradas por los mejores empleados y empleadas.

Pero para poner en marcha estas innovadoras políticas de gestión de recursos humanos, una de las cuestiones más importantes es haber realizado una buena selección del personal para atraer el verdadero talento a tu empresa. Para ello, en Grupo Noa’s tenemos un departamento especializado en selección de los mejores perfiles, adecuados a tu negocio y a tu filosofía de empresa. Y, si lo necesitas, contamos también con nuestra Consultoría de Talento y Gestión Organizacional para ayudarte a consolidar el talento y que tu negocio crezca con firmeza.