El camino hacia la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres es un camino sin vuelta atrás que España emprendió hace ya décadas y que cada día avanza a mejor ritmo. El objetivo es que ese reconocimiento por igual de las dos partes de nuestra sociedad no sea solo un lance ideológico, sino que conlleve verdaderos beneficios reales, tanto para la sociedad como para la economía.

Ley orgánica 3/2007, de 22 de marzo para la igualdad efectiva de mujeres y hombres estableció unas bases firmes para marcar este camino y el Real Decreto-Ley 6/2019, del 7 de marzo, acotaba las obligaciones empresariales para implantar planes de igualdad en las empresas.

La primera obligación fue, imponer la necesidad de redactar un Plan de Igualdad en todas aquellas empresas que superase los 50 trabajadores y trabajadoras. Además, estableció los plazos máximos para tener visado y activo el plan en función de la masa laboral de la empresa. Ni siquiera la pandemia y el Estado de Alarma han paralizado estos términos que son:

  • Empresas de entre 150 y 250 empleados: 7 de marzo de 2020.
  • Empresas de entre 100 y 149 empleados: 7 de marzo de 2021.
  • Empresas de entre 50 y 99 empleados: 7 de marzo de 2022.

Muchos han visto en esta exigencia una carga para las empresas, sin embargo, las ventajas de la implantación de los Planes de Igualdad no solo repercuten en beneficios sociales, sino también económicos.

  • Un Plan de Igualdad puede ser la vía no sólo para la mejora interna de una organización, sino también para su proyección dentro del mercado. La igualdad impulsa el reconocimiento del talento y su fidelización, con lo que las empresas mejoran su competitividad en el mercado.

 

  • Las diferentes áreas de un plan de igualdad pueden calar en la política de calidad y recursos humanos de la organización. La empresa gana en productividad al racionalizar los horarios e impulsar la eficiencia en la gestión. Además, se mejora el clima laboral y se reduce la conflictividad laboral.

 

  • Un plan de igualdad bien diseñado está favoreciendo el desarrollo organizativo y el de cada una de las personas que componen los equipos de trabajo, puesto que los trabajadores y trabajadoras, se sienten reconocidos y libres para desarrollar su creatividad, lo que potencia el avance empresarial.

 

  • La elaboración e implantación de un Plan de Igualdad invita a una nueva visión de las organizaciones y su función en el entorno de mercado con el que a diario se relacionan. Porque, el Plan de Igualdad nos invita a revisar nuestros propios modelos mentales y la influencia que estos tienen en nuestra gestión empresarial. Lo que favorece la imagen de la compañía, tanto ante sus empleados y empleadas como ante el resto de la sociedad, mejorando la imagen de la misma y, por ende, incrementando sus ventas.

Así que, apostar por la igualdad, no solo nos permite cumplir con la legalidad vigente y evitar las sanciones ante una inspección de trabajo, sino que supone una ventaja competitiva de las empresas: porque significa el impulso del talento, la gestión eficiente y preeminencia en la participación en los concursos públicos.

En Grupo Noa’s contamos con un servicio de consultoría especializada en el diseño e implantación de Planes de Igualdad competitivos y con grandes beneficios económicos y sociales para las empresas.

Porque en Grupo Noa’s apostamos por la igualdad porque TÚ #nosimportas