Falta menos de un mes para que comience la campaña de recolección de la fruta de hueso en los campos españoles y las perspectivas de floración y cosecha hacen augurar un buen año para el sector.  Como es habitual, la temporada comenzará con la recolección de la cereza y el albaricoque, seguidos por melocotón, nectarina y paraguayo que cosechan a la vez. Posteriormente, llegará la época de la pera y la manzana que puede alargarse, dependiendo de territorios, hasta el mes diciembre

            Así pues, las empresas productoras empiezan ya a abrir sus bolsas de trabajo para incorporar a sus plantillas al personal encargado de todos los trabajos del campo y del almacén.

            El trabajo de recolección en las frutas de temporada se caracteriza por ser intensivo durante al menos cinco meses y ofrecen importantes posibilidades para las personas que les gusta el trabajo en el campo y al aire libre.

            Los principales perfiles que se solicitan para los trabajos de esta campaña agrícola son:

  • En el campo: recolectores/as y tractoristas. Las cualidades más demandadas en los candidatos/as son la experiencia y actitud y, en el caso de los segundos, además tener el carnet de fitosanitarios que acredite su capacitación para el su uso.
  • En almacén: Envasadores/as, etiquetadores/as, carretilleros/as (siempre con carnet oficial) y en cuanto a cualidades personales, se valora de manera importante la experiencia y actitud en el entorno laboral.

Actualmente, estás son nuestras ofertas de empleo en la campaña agrícola, pero las propuestas de trabajo se actualizan diariamente en nuestra plataforma de empleo.

Por otro lado, el sector agrario también se enfrenta con cautela a la segunda campaña con la presencia inevitable de la covid-19. Este año, más monitorizada por las autoridades gubernamentales de las diferentes autonomías.

En el caso de Murcia, su gobierno autonómico mantiene el protocolo sanitario dictado el pasado verano. En Aragón, el gobierno regional ha redactado una Guía específica de prevención de la covid, al igual que en Cataluña, donde la última actualización se realizó el 23 de marzo de este mismo año con sus “Recomendaciones de actuación frente el riesgo por SARS-cov-2 en actividades y empresas agrarias”

En general, las recomendaciones en todos ellos se concretan en las siguientes medidas:

 

  1. Obligatoriedad de poseer un Plan de contingencia con medidas técnicas, organizativas y de formación de los trabajadores en riesgos laborales y especialmente en control de la covid-19.
  2. Creación de grupos estables de trabajadores. Es decir, que en las cuadrillas siempre vayan juntos los mismos trabajadores/as.
  3. Presencia del “agente covid”, un empleado/a que actúa de controlador recordando las medidas de prevención necesarias y, al mismo tiempo, velando porque se cumplan.
  4. Establecimiento de horarios de entrada y salida del trabajo escalonadas.
  5. Establecimiento de horarios segmentados para el uso de comedores, vestuarios y zonas de descanso.
  6. Limitación de las visitas de personas ajenas a la explotación. Con permiso sólo para casos excepcionales.
  7. Uso de la mascarilla obligatoria y siempre mantenimiento de la distancia social mínima de 1,5 metros.
  8. Especial cuidado y atención a los medios de transporte de las cuadrillas. Siempre en grupos burbuja, con menor aforo, con ventilación y desinfección del vehículo después de cada uso.
  9. Censo de los trabajadores con afiliación y contacto telefónico, siempre actualizado.
  10. Compromiso de las autoridades locales de contar con un plan de contingencia con alternativas de alojamientos y especial atención a los casos sospechosos de estar contagiados.