Llega el verano y l@s emplead@s necesitan unas vacaciones. El descanso es imprescindible para el equipo: hay que resetear las neuronas, rebajar el grado de estrés y tomar aliento para re-motivarnos en nuestros proyectos. Sin embargo, estos meses de verano, que cada año se repiten inexorablemente, parecen un suplicio en muchas empresas.

¿Por qué sucede ésto? Pues muy sencillo, porque a pesar de intentar racionalizar el trabajo, siempre se nos olvida planificar los períodos de vacaciones. El descanso del equipo humano es IMPRESCINDIBLE y debe introducirse en la estrategia de gestión de la empresa si no queremos perder eficiencia, rentabilidad y clientes.

En Grupo Noa’s somos expertos en el Desarrollo Organizacional de las Empresas y, desde nuestra consultoría especializada, podemos ayudarte a establecer un Plan Organizativo que incluya y optimice las vacaciones del personal.

Si aprendes a introducir el descanso del persona en el funcionamiento y planificación del trabajo, demuestras a tu equipo que piensas en su bienestar, que confías en las capacidades de todos ellos para continuar con el ritmo de los proyectos, aunque no estén todos los miembros, con lo cual, el trabajo colaborativo demostrará que es un éxito. Así las vacaciones no se convertirán en un suplicio para los que se quedan y un amedranto para los que se van y piensan que al volver la acumulación de trabajo será un infierno.

Te damos 4 claves para que planees el verano en tu empresa.

1.- ANTICIPACIÓN. Ya te lo hemos repetido hasta la saciedad: lo importante es planificar. En el calendario de tareas y proyectos, también hay que pensar en julio y agosto. ¡Y esto no se hace en junio sino a principios de año!

Determina que proyectos seguirán en marcha en éste período. Crea el equipo que estará siempre velando por el cumplimiento de los objetivos. Que cada persona que se queda en el trabajo de continuidad, sepa cuál es su papel, cuáles son sus tareas y cuáles asume de otros compañeros. Fórmalos para ello. Nadie debe ser imprescindible. Por tanto, los que se quedan han de conocer todos los procesos y no estar siempre molestando al que descansa. Incluso hay algunas técnicas para no agobiarse por trabajar en verano. Por tanto, se replica en tamaño reducido la organización general de la empresa.

¿Qué valores pondrás en marcha aquí?: anticipación, planificación, transparencia y confianza en el equipo.

2.- SIN PAUSA PERO SIN PRISA. Es un dicho muy conocido y una gran verdad. El verano es el momento de mantener activa la empresa, pero no de emprender grandes iniciativas. Para que esos nuevos proyectos nazcan con toda la potencia que merecen, deben contar con todo el equipo. Por un lado, es esa potencia la que merecen todos los clientes. Por otro lado, los miembros del equipo pueden sentirse discriminados si se les erradica de un momento importante como es el impulso de un proyecto.

Ten una especial sensibilidad con el equipo humano y obtendrás mejores resultados. Por eso, en este tiempo hay que evitar las grandes reuniones estratégicas del equipo (a no ser que estén planificadas con mucha antelación). Los que descansan han de desconectar y los que se quedan deben mantener la empresa sin merma de calidad. Así que, estos meses son de velocidad de crucero y no de acelerones.

¿Qué valores pondrás en marcha aquí?: empatía, colaboración, confianza mutua.

3.- ¡SOS! Sin embargo, a pesar de que planifiquemos, estructuremos y pensemos, la ley de Murphy es siempre muy efectiva y las peores urgencias surgen cuando el equipo está más mermado. Por eso, en nuestra planificación de respuesta, hemos de desarrollar un protocolo de actuación ante imprevistos y emergencias. Si cada persona sabe qué hacer en una situación imprevista, el éxito será seguro. El equipo de respuesta anticrisis ha de estar perfectamente activado y engranado también en verano.
¿Qué valores pondrás en marcha aquí?: estrategia, previsión, control.

4.- LO MEJOR DE MARCHARSE ES VOLVER. ¿qué te queremos decir con esto? Pues que no solo has de planificar la desconexión del verano, sino también el regreso de los miembros del equipo. Much@s emplead@s afirman que solo pensar con la tarea acumulada a su regreso al trabajo, dejan de descansar sus últimos días de vacaciones y el estrés resurge. Los proyectos y los clientes no pueden quedarse pausados quince días o un mes. Si la planificación de las vacaciones ha dado continuidad a la empresa, la vuelta no debe ser un shock.

Eso sí, hay que planificar que los primeros días de regreso al trabajo han de ser de reconexión y tener un proceso de transferencia de la información de lo que se ha hecho en este tiempo.

¿Qué valores pondrás en marcha aquí?: flexibilidad, compromiso, motivación.

Así que, no dudes ni un minuto en Planificar la Gestión de tu empresa contando con las vacaciones del personal siguiendo estos consejos, puesto que el regreso será mucho más exitoso para la Organización.

Y no olvides la cita del escritor John Steinbeck, El arte del descanso es una parte del arte de trabajar.