Tras el paso del verano y con la desaparición de la mayoría de restricciones causadas por la Covid-19, las empresas están recuperando la presencialidad de las plantillas en los centros de trabajo. Tras muchos meses de teletrabajo y cambios de rutinas y modelos productivos, sumados a las afecciones psicológicas de todos estos procesos, surgen verdaderas dudas sobre cómo afrontar esta nueva etapa.

En Grupo Noa’s contamos con una consultoría especializada en Bienestar Organizacional que también se ocupa de asesorar a las empresas para abordar este nuevo cambio sin perder productividad y salud laboral de los empleados y empleadas. Nuestro personal técnico en RRHH ha querido analizar esta situación y ofrecerte algunas reflexiones para volver a la presencialidad sin morir en el intento.

            Muchas personas ansiaban la implantación del teletrabajo, pero su imposición obligada por la pandemia y la experiencia de casi un año y medio de utilizar este modelo, ha hecho que ahora se valore precisamente lo contrario: la presencialidad. ¿Por qué?, pues muy sencillo. Somos animales sociales, nuestra cultura está basada en el contacto personal y la relación cara a cara nos facilita en gran medida la resolución de asuntos.

            Ahora la legislación laboral, por fin, ha dictado una ley para regular el teletrabajo y así estipular las condiciones de su desarrollo. Por eso, muchas empresas han optado en esta rentrée en un modelo híbrido, con un aparte del tiempo en presencial y otra en teletrabajo. Esta medida realmente no viene a solucionar la falta de sociabilidad del entorno laboral porque, en muchas ocasiones, no se coincide con el resto de compañeros ya que se alternan los días. Lo cual, acaba teniendo lo peor de cada modelo.

            Así pues, nuestro consejo es: Aquellas empresas que optan por el trabajo presencial, hacerlo en su totalidad pero de manera sensata, consciente y bien protocolarizada en cuestión de distancia social, ventilación y desinfección de los espacios de trabajo y el uso de la mascarilla.

            En todo caso, si continúas con la semipresencialidad, te aconsejamos realizar reuniones periódicas con todo el equipo para evitar que haya personas que se puedan llegar a sentir excluidas de la toma de decisiones o del día a día de la empresa. Lo importante es promover métodos colaborativos de trabajo.

            De hecho, son muchas las empresas que han incluido en sus planes de gestión de recursos humanos, actividades de cohesión de equipo que fomentan la unión y el reencuentro entre personas. Estas actividades se pueden desarrollar en la propia empresa o en formatos de outdoor training. Este tipo de actividades no solo potencia el sentimiento y gestión del trabajo en equipo, sino que, en esta situación pandémica tan delicada puede ayudar con una buena gestión de apoyo psicológico para recuperar la salud mental del equipo.

            En todo caso, si por las circunstancias de tu empresa o por decisión personal, debes seguir teletrabajando, es mejor que mantengas una buena organización para que este modelo laboral no invada tu esfera personal y, a su vez, tu productividad no decaiga.

            Emprendemos pues un otoño, lleno de retos para los departamentos de Recursos Humanos y también para los trabajadores y trabajadoras que hemos aprendido que el futuro pasa por potenciar el bienestar laboral y la resiliencia.