Los procesos productivos y la gestión de una empresa es siempre complicada. Son muchos los departamentos que intervienen desde distintos ámbitos y son muchas también las especializaciones necesarias. Por eso, si tu actividad principal necesita un refuerzo, tu mejor solución es externalizar algunos de los servicios de la empresa para centrarte en tu core business.

No podemos ser buenos en todo, pero seguro que sí lo somos en nuestra actividad principal. Por eso, si buscas mejorar la excelencia de tu negocio, una posibilidad muy competitiva es subcontratar a los mejores para algunos procesos de tu empresa. De esta manera, no solo aumentas tu productividad, sino que además, mejorar la calidad de todo el proceso.

Grupo Noa’s es tu empresa de confianza para delegar esos procesos externalizados. Nuestra experiencia avala la calidad de la gestión que ofrecemos en sus servicios externalizados. Por eso queremos desvelarte cuáles son los pros y los contras de introducir el outsourcing en tu empresa.

Ventajas:

1.- Ahorro.- Reduce costes, porque no necesitas contar con toda la maquinaria y personal necesario para abordar algunos procesos, solo pagas por el servicio. Por tanto, la inversión inicial también es mínima y eso significa también convertir los costes fijos en variables y adaptados a tu demanda.

2.- Productividad.- Tu actividad principal, en la que eres el mejor, deja de tener lastres de otras actividades complementarias que seguro desvían el centro de tu atención. Tú avanzas en tu actividad mientras tu abastecedor realiza las taras menos importantes de la empresa y que te roban tiempo y esfuerzos.

3.-Innovación.- La innovación requiere inversión constante y seguramente eso no lo puedes soportar en todos los escalafones de tu negocio. Sin embargo, cuando subcontratas un servicio, sí puedes exigir que esté siempre a la última.

4.- Calidad. Tú pones el estándar de calidad y el proceso de medición. La empresa que desarrolla por ti os procesos deberá cumplirlo con garantías, por tanto, será más sencillo mejorar la calidad.

5.- Flexibilidad.- Tu empresa tendrá etapas, más activas y otras menos, por tanto el servicio externo puede ser variable y adaptarse a tus necesidades, lo cual reduce costes, gastos fijos y estructura. Pero además, en cada situación, puedes necesitar a profesionales con diferentes especialidades y el outsourcing te los puede dar sin penalizaciones. Es decir, puedes gestionar el talento que tu empresa necesita de manera flexible y adaptada a tu necesidad.

Por contra…

• Confidencialidad.- Deberás tener un buen control de la información de los temas más sensibles de la empresa. Eso significa saber llegar a acuerdos de confidencialidad bien elaborados y estrictos.

• Comunicación.- Deberás hacer un gran esfuerzo para comunicar el trabajo de las empresas externas con el principal de tu negocio para que todo el engranaje funcione como la seda.

• Control.- Debes elegir bien tus “socios” en el desarrollo de estas actividades básicas de tu empresa y hacer un buen seguimiento de calidad, cumplimiento de contrato, plazos de entrega y mantenimiento de la cultura empresarial de tu negocio.

En definitiva, en un tiempo difícil donde las situaciones cambiantes pueden hacernos desequilibrarnos, tener una estructura externa y flexible puede ser el secreto del éxito de nuestro negocio. Pero si, tras leer este artículo aún tienes dudas sobre si te conviene el outsourcing, Llámanos y resolveremos tus preguntas.