Emprender es una aventura a la que muchos/as deciden lanzarse a la hora de encontrar su camino profesional y existen muchas razones para animarse a ello. Tal vez has decidido empezar a ser tu propio/a jefe/a y explorar tu potencial empresarial. O, quizá quieres tener un puesto que te permita tener más libertad para compaginar el trabajo con otros aspectos de tu vida como tiempo libre o familia.

Está claro que emprender no es fácil, levantar un negocio de la nada requiere de mucho esfuerzo y dedicación, pero este sacrificio se ve recompensado cuando después de tanto trabajo ves cómo va dando sus frutos y empiezas a llegar a esa meta soñada.

Sea cual sea tu razón para emprender, a continuación te mostraremos algunas ventajas de convertirte en tu propio jefe/a:

  • Libertad y flexibilidad. Ser emprendedor/a permite tener una mayor libertad a la hora de organizarte tu propio tiempo, por lo que tú mismo/a determinas el horario laboral que se acople a tus necesidades. A pesar de que se requieren muchas horas de trabajo y constancia, contarás con la flexibilidad suficiente como para organizar esas horas a tu estilo y ritmo de vida.
  • Desarrollo personal. Un gran motivo por el que emprender es todo el aprendizaje y las nuevas habilidades puedes llegar a conseguir. Sobre todo al principio de crear tu negocio, es posible que necesites ser capaz de hacer de todo: gestión administrativa, ventas, marketing, entre otros, por lo que debes ampliar tus conocimientos y formarte intensivamente.
  • Vivir de tu pasión. Puede ser que hayas querido emprender porque has decidido trabajar de aquello que te apasiona. Para muchos esto es el significado del éxito: poder dedicarte a aquello que te hace totalmente feliz. Si haces lo que te apasiona, tienes la clave para motivarte, dar todo de tí y esforzarte por llegar lejos. Además, cuando te dedicas a algo que hace que saques el 100% de ti mismo, te sientes cómodo/a y seguro/a.
  • Realización personal. El gran esfuerzo que supone crear y gestionar un negocio desde cero no es algo que deba pasarse por alto. Por ello, cuando se empiezan a ver resultados y empiezas a conseguir las metas que te propusiste, la sensación es muy gratificante. Has conseguido crear algo y superar obstáculos con tus propios conocimientos, lo que te ayudará a reforzar tu autoestima.
  • Liderar tu propio equipo: Es el momento de pasar a la acción y configurar tu empresa a tu gusto. Marcar un estilo de liderazgo activo, dinámico y que genere un entorno laboral ambicioso. Los nuevos líderes/esas tienen la clave para impulsar su negocio y conseguir el éxito.
  • Creación de empleos. Un nuevo negocio permite crear puestos de trabajo para otros/as personas y eso se convierte en una motivación en sí mismo, puesto que te sitúa como actor social. A medida que tu empresa vaya creciendo, tienes la oportunidad de generar empleo, crear una buena plantilla de gente con tanta motivación por el trabajo y con ganas de desarrollarse y aprender profesionalmente como tú.

Está claro que emprender es un camino con riesgos y que requiere mucho trabajo constante, pero es algo muy gratificante para aquel/a que decide emprender esta aventura. En Grupo Noa’s somos expertos en ofrecer consultoría y servicios externos para poner en marcha empresas de éxito. Contamos con los mejores profesionales para ayudarte a organizar tu nuevo proyecto.