Cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo, siempre hay un momento crítico al que no queremos llegar bien por temor o bien por vergüenza: ¿Cómo negociamos el salario?

            La realidad es que esos sentimientos deberíamos desecharlos porque hablar de la remuneración de un empleo ha de ser algo normal tanto para la empresa como para los candidatos y candidatas. Al fin y al cabo si trabajamos es por obtener una compensación económica, con lo cual, el acuerdo sobre esa cifra es importante que quede bien negociado en la entrevista.

            A lo que nos referimos es que negociar el sueldo no ha de ser un tema tabú  y hay que saber cómo afrontar ese momento delicado de la entrevista.

            En Grupo Noa’s, como expertos en recursos humanos y captación de talento, queremos darte algunos consejos para abordar ese momento delicado del proceso de selección y que ahora compartimos contigo:

            En primer lugar, hay que preparar a fondo la entrevista. Si queremos pujar por un buen sueldo, lo más importante es que se te considere como el mejor candidato/a y, para eso, habrás de esforzarte por demostrar tu valía, mostrar tu talento, tus conocimientos del sector y del empleo por el que pujas. Infórmate bien de la compañía para la que estás realizando la entrevista y no dejes cabos sueltos. Has de superar la entrevista con garantías.

            En segundo lugar, evita hablar de dinero demasiado pronto. Este consejo es evidente. Si quieres demostrar que el sueldo al que aspiras se corresponde con tu valía, primero habrás de demostrar lo que vales. Por eso es importante dejar los temas pecuniarios para cuando la entrevista esté ya más avanzada y hayas podido empatizar con el reclutador.

            En tercer lugar, debes saber cuánto vale tu trabajo. No puedes lanzar una cifra al azar, aunque sí es importante que tengas una cantidad en tu mente de lo que esperas ganar. Ten en cuenta tres aspectos: Saber en qué rangos se mueve el sueldo de un empleo como al que está optando, saber el promedio de cómo está pagando esa empresa a sus empleados/as y averiguar qué expectativas tiene en el mercado un perfil con habilidades y experiencia como el tuyo.

            Con estas tres claves veamos cuáles serán los siguientes pasos para negociar el salario.

            Nuestros expertos en selección de personal afirman que “es importante que sea el entrevistador/a quien saque el tema a colación y tome la iniciativa. Esto, además de ser una señal de respeto, nos permitirá también comenzar a obtener información que nos ayude a negociar”.

            Es importante tener interiorizado que no hay que tener miedo a preguntar al reclutador/a. Solo mediante ese diálogo podremos saber las previsiones que pueda tener la empresa de cuántos recursos quiere dedicar a ese puesto, saber si la empresa ofrece algún tipo de incentivo extraordinario (seguros médicos, cheques comida, coche de empresa, por ejemplo) o condiciones de trabajo excepcionales (teletrabajo, formación, entre otras).

            Sabiendo todos estos aspectos, podemos valorar el sueldo por el que estaríamos dispuestos a optar al puesto. Porque muchas veces hay que ser flexible, porque no todas las condiciones se pagan con dinero.

            Así que, lo importante a la hora de hablar del salario es, superar la entrevista profesional con garantía, haber demostrado tu valía para la exigencia económica que pretendes y mostrar seguridad sobre lo que vale tu trabajo hablando con respeto pero sin dudas, de lo que quieres ganar y de lo flexible que puedes llegar a ser si esas expectativas se suplen con otros complementos.

            Súmate a nuestra plataforma de empleo y busca ya el trabajo que deseas.