Hace ya más de un año que el SARS-COV-2 llegó a nuestras vidas y las puso del revés provocando la mayor pandemia mundial que se ha vivido en el último siglo. La covid-19 ha generado una profunda crisis sanitaria, pero las medidas de protección con restricciones impuestas a la población, ha desencadenado también una grave crisis económica.

Nuestras vidas han cambiado y nuestros empleos también. Mascarilla, distancia social, restricciones de aforo, de movilidad… han sido las medidas de prevención personales que nos hemos impuesto y que han modificado nuestros hábitos de vida de manera constante. Eso ya ha significado un cambio importante que, unido al temor al contagio o a que nuestros seres queridos enfermasen, ha generado altos niveles de estrés que, unidos a la incertidumbre económica y laboral, han desembocado en una situación crítica que muchas personas no han sabido gestionar y que se ha convertido en un verdadero problema psicológico.

A este decaimiento, falta de ilusión, ansiedad, angustia y cansancio, la OMS la ha denominado “fatiga pandémica”. Muchas personas la sufren en mayor o menor grado. De hecho, algunos estudios señalan que el 67,5% de la población española que se ve afectada por esta fatiga provocada por la lucha contra el covid y la presión del momento, trata de buscar soluciones a este estado.

Este síndrome debe contemplarse como un verdadero problema para aquellos que la sufren y que afecta a su entorno y también, evidentemente, a su trabajo. Por eso queremos daros algunos consejos sobre cómo evitar la fatiga pandémica, primero a nivel personal, pero también en el ámbito laboral.

Desde un punto individual, si notas síntomas de esta fatiga, te sugerimos estos cinco consejos:

  1. Reconoce el problema, acepta que no estás bien y pide consejo a tu médico.
  2. Evita la sobre información sobre la Covid19 y sus efectos en el mundo.
  3. Actívate haciendo algo de deporte, prueba técnicas de relajación o yoga y márcate un tiempo para tí y para tu relax.
  4. No restes horas al sueño. Un buen descanso es reparador en este caso.
  5. Mantén una dieta saludable y unos hábitos de vida con sus rutinas de costumbre, de manera que te dé seguridad y cierto confort.

Esto es lo que puedes hacer en la esfera personal. Pero en muchas organizaciones, han comenzado a detectar que esta fatiga se extiende por su plantilla.

Para enfrentarse a la fatiga pandémica y mejorar la salud laboral de los trabajadores y trabajadoras, también muchas empresas han puesto en marcha un plan para combatir la fatiga pandémica.

Te contamos algunas acciones que puedes implantar en tu empresa:

  • Desarrolla un programa de ayuda al empleado/a con la asistencia de un psicólogo que pudiese a desenmascarar los casos que pudieran haber.
  • Crea un ambiente de trabajo cómodo, confortable, donde los compañeros del equipo se respalden y apoyen. Donde los trabajadores/as se sientan reconfortados y valorados.
  • Implanta dinámicas de grupo con actividades al aire libre y de fortalecimiento de equipo.
  • Programa cursos o talleres de gestión del estrés, gestión del tiempo para el personal. Estas actividades ayudan a aprender a usar herramientas para evitar caer en el desánimo.
  • Permite opciones como el teletrabajo cuando algún trabajador/a necesite desconectar del trabajo presencial. Proporciona tiempos de desconexión digital para liberar el estrés y respeta los tiempos de descanso personales.
  • Mantén en la empresa una cuidada higiene del entorno de trabajo, que los empleados y empleadas sean conscientes del esfuerzo por mantener a raya el coronavirus.

En Grupo Noa’s somos expertos en Prevención de Riesgos Laborales y la implantación de planes de salud laboral. Así que, si necesitas ayuda para poner en marcha cualquiera de estas medidas para combatir la fatiga pandémica, solo tienes que contactar con nosotros.