Las normas laborales sobre las vacaciones afectan a todos los trabajadores, ya sean fijos en una empresa o tengan un trabajo temporal. El departamento de recursos humanos, aunque funcione a través de una externalización de RRHH, debe ser consciente de estas normas y vigilar su adecuada aplicación.

Todos los empleados tienen derecho a vacaciones y pueden reclamarlo de manera oportuna. Además, es importante aclarar algunas ideas sobre las vacaciones laborales que circulan de boca en boca y que no son más que mitos falsos para saber, realmente, qué normas debe tener en cuenta el trabajador.

Las normas de las vacaciones. Departamento de recursos humanos

Cada empresa puede pactar las vacaciones con sus empleados o aceptar lo que dice el Convenio Colectivo, pero ningún empleado puede hacer menos de 30 días naturales.

Los empleados que llevan menos de un año en la empresa tienen derecho a 2’5 días por mes trabajado. Las vacaciones pueden hacerse en diferentes períodos, siempre que, al menos, se hagan dos semanas seguidas. No se puede cambiar días de vacaciones por dinero o por ir acumularlos para hacerlos al año siguiente.

Vacaciones en un trabajo temporal

La única situación en la que un trabajador puede recibir una compensación por trabajar afecta a aquellas personas que tienen un contrato temporal y, al acabarlo, aún no las han realizado.

No se puede sancionar a un empleado con reducción de días de vacaciones. Las vacaciones deben hacerse dentro del año natural, es decir, hasta el 31 de diciembre. Si no es así, el trabajador puede perder su derecho a realizarlas.

El empleado debe saber el calendario de vacaciones del que dispone, al menos 2 meses antes de que le toque hacerlas. Hay que tener en cuenta que, durante las vacaciones, el trabajador cobrará su sueldo habitual.

Una persona puede trabajar en lo que quiera mientras esté de vacaciones, siempre que no tenga cláusula de exclusividad.