Las buenas ideas no surgen de la casualidad. Es muy importante crear el ambiente capaz de inspirarlas. La investigación en recursos humanos ha desarrollado diferentes técnicas que favorecen la generación de ideas creativas y positivas, al tiempo que contrarrestan las actitudes y comentarios negativos que hunden la moral del grupo. 

Técnicas de recursos humanos para inspirar buenas ideas

Conseguir la implicación y el compromiso de las personas es todo un desafío. Para dirigir una reunión, primero hay que saber dirigir las personas. Conducirlas para que den lo mejor de sí mismas.

Técnica de las Tres ideas

Con el objetivo de buscar el equilibrio y la implicación de todo el grupo, un buen sistema es la conocida como Técnica de las Tres ideas. Consiste en aportar tres ideas buenas y tres malas. Las malas canalizan los comentarios negativos para que no interfieran en lo positivo.

Cada asistente puede escribir tres cosas buenas y tres malas sobre el proyecto, el plan, el informe o el producto del que se trate. Todo lo malo, todo lo negativo, se deja de lado en la zona de aparcamiento.

No hace falta que todo el mundo aporte tres ideas de cada, ese número es el máximo. Un facilitador revisa y resume las ideas de todos los asistentes. Así se obtiene una visión general de los principales puntos en común, se detectan los fallos, se visualiza el consenso o la disparidad, y se constata el grado de conocimiento que tienen los participantes sobre el tema tratado. 

A partir de los datos que se puede conseguir la solución buscada. Este ejercicio hay que realizarlo al comienzo de la sesión, no al final, y ha de durar como máximo veinte minutos. 

La externalización de los RRHH y el trabajo temporal

El capital humano es el valor más importante de una compañía. Cada vez son más las empresas que realizan el outsourcing comercial y la externalización de los recursos humanos.

Disponer de una empresa colaboradora experta en recursos humanos, permite implantar sistemas, procesos y técnicas que mejoran la productividad y la eficiencia de los equipos. Además, se ocupa de los procesos de selección de personal y de la detección de las necesidades de una organización.

Los profesionales de estas compañías detectan el talento en las personas que buscan empleo y crean programas de orientación laboral. Así, se convierten en una excelente referencia para la selección de puestos fijos y de trabajo temporal. Grandes aliados tanto para quienes buscan empleo, como para quienes lo ofrecen, porque su mediación permite que ambas partes se encuentren. 

Conclusión

Los profesionales de los recursos humanos están formados en la gestión de personas. Disponen técnicas para que los miembros de un equipo den lo mejor de sí mismos. Sus conocimientos les permiten aportar una visión de las necesidades de una empresa, realizar selecciones que sean exitosas y favorecen la orientación laboral.