La elección del sector profesional al que cada persona va a dedicarse depende de muchos factores e, incluso, en ocasiones, adquiere un cierto matiz de casualidad verdaderamente significativo. Y es que encontrar empleo en el sector industrial, en el sector de la hostelería o encontrar ofertas de trabajo agrícola en determinadas épocas puede ser altamente complicado. Sea como sea, los profesionales de los recursos humanos tienen claro que, cada vez más, existen determinadas profesiones con un exceso de competencia que hace muy difícil acceder a un empleo en ellas, incluso cuando se trata de un trabajo temporal.

Los 10 trabajos con más competencia en la Oficina de Empleo

Sin duda, los hechos son mucho más fiables que las opiniones. En este sentido, una fuente válida es el estudio realizado por ESADE sobre el estado del mercado laboral español, el cual señalaba la función de secretaria como la que tiene más competencia: nada menos que 492 inscritos por vacante. También superan el ratio de los cuatrocientos puntos los puestos de administrativo, jefe de administración,  arquitecto de construcción, arquitecto técnico y periodista. En torno a esa cifra simbólica, se sitúan también los responsables de marketing (378 inscritos por vacante), los recepcionistas (375), los community manager (con 374) y la profesión de dependiente (372). 

Como se puede apreciar, la administración de empresas, el sector de la construcción, el marketing, la comunicación, el sector hostelero y el área comercial constituyen los sectores más saturados.

Otras profesiones saturadas

En otras fuentes de información, se hace referencia a unos diferentes puestos con oferta saturada de profesionales. Se mantiene la presencia destacada del área de la construcción, donde las reformas y la pintura ofrecen grandes niveles de competencia. También ocurre esto en ciertas actividades con un cierto poso artístico, como la decoración de hogar y la pintura. Y, como saben bien los profesionales de la externalización de RRHH, tampoco es buen momento para los animadores infantiles o socioculturales, pues cada vez más jóvenes aspiran a desempeñar esta función, al menos, de un modo temporal.