En muchas ofertas de trabajo que encontramos por internet, suele incluirse entre los requisitos del puesto si el reclutador busca un perfil de trabajador senior o junior.

Muchos no saben a qué se refiere exactamente este concepto ni en qué categoría entrarían. Para aclarar estas dudas y ayudar a postularse en ofertas de empleo a medida, detallamos en qué consiste cada perfil según los departamentos de recursos humanos:

Características de cada perfil

Junior 

Es un trabajador que inicia su andadura laboral ya que tiene menos de dos años de experiencia, por lo que en un trabajo temporal actúa como principiante. Al estar en proceso de aprendizaje, suele recibir tareas sencillas y supervisadas por un guía que lo instruya en este periodo. Por último, en cuanto a la retribución, esta es también más baja, debido a sus limitaciones para realizar tareas y su menor autonomía que requiere de supervisión.

Senior

Por otro lado, un trabajador senior es aquel que lleva en un puesto similar más de dos años de experiencia. Conoce el funcionamiento y desarrollo de las distintas tareas, resolviéndolas exitosamente, incluso pueden aumentar sus responsabilidades. Así, su grado de autonomía es alto, ya que puede tomar sus propias decisiones sin necesidad de un supervisor y está preparado para agilizar los procesos, ser más productivo y resolutivo o minimizar los tiempos de cada tarea. Todo ello repercute en su sueldo, con una retribución más alta.

Senior Experto 

Según algunas empresas de externalización de RRHH, también puede incluirse este perfil, que tiene una experiencia mayor de seis años y conoce muy en profundidad las tareas y funcionamiento de los procesos para supervisarlos adecuadamente.

En definitiva, la experiencia y conocimiento de las tareas de la empresa son un importante elemento que repercute en el nivel profesional y la retribución. Por ello, debemos definir en cuál estamos a la hora de postularnos para un puesto de trabajo.