La realización de entrevistas en grupo para seleccionar profesionales es una técnica que los especialistas en recursos humanos utilizan cada vez más frecuentemente. Se trata de una herramienta muy valiosa para observar a los candidatos en acción, en un entorno real y enfrentados a unas dificultades de relación y trabajo en equipo muy determinadas.

Tanto quien aspira a conseguir un trabajo temporal como quien aspira a un puesto fijo debe enfrentarse a estas situaciones a menudo y ser capaz de llegar convenientemente preparado a las mismas. Como los mejores manuales de oratoria recogen, existen dos tipos diferenciados de preparación para cualquier tipo de comunicación en la que se participa: la preparación próxima y la preparación remota. Esta última dura toda la vida y convierte a cada uno en personas con ideas propias, iniciativa, vivencias, experiencias y un estilo individual inconfundible. Nada se puede hacer al respecto la víspera de una reunión de grupo, pero hoy mismo es el mejor momento para seguir alimentándola: viajando, hablando con gente interesante, leyendo buenos libros y artículos o viendo grandes películas y programas de televisión.

En cuanto a la preparación próxima, esta sí es específica para cada situación concreta; la clave está en la recogida y la interpretación de información. En la medida de lo posible resulta imprescindible conocer la máxima información sobre la empresa, la cultura organizativa, el puesto de trabajo, el perfil buscado y las características del resto de los aspirantes. Tener claros estos aspectos no siempre es sencillo, pero ello no debe impedir echar el resto para recoger la máxima información al respecto.

Una de las claves que todos los expertos en outsourcing comercial y externalización de RRHH coinciden en valorar durante una reunión de grupo es la naturalidad del candidato. Evidentemente, hay que ser uno mismo. Con las virtudes y, por qué no, los defectos diferenciales —aunque maquillados—. Pero esto no significa apostar por la improvisación o la espontaneidad ilimitadas. Como se hace en cualquier circunstancia de la vida, el contexto ayuda a adecuar las opiniones y la conducta para cada situación concreta. En consecuencia, saber a qué se va, con quién va a tratarse y estimar qué tipo de persona está buscándose ayuda a ofrecer la versión de uno mismo más acorde con esa situación específica.

Cómo actuar en una entrevista de grupo de recursos humanos

Los entrevistadores se fijan en cómo reaccionan los distintos candidatos en ese entorno colectivo. Suelen preludiar el encuentro y, a continuación, ceden el máximo protagonismo a los presentes, observando y no influyendo en el desarrollo de la comunicación.

Pero, ¿qué valores y atributos llaman su atención sobremanera? 

Iniciativa

Romper el hielo y empezar el intercambio es un rasgo muy valorado, ya que demuestra una personalidad activa, resolutiva, con capacidad para dar el primer paso en circunstancias adversas o poco cómodas.

Participación

Permanecer callado no es una opción. Participar es, desde luego, imprescindible para poder ser evaluado por los responsables de recursos humanos, pero también lo es hacer participar a los demás. Esa capacidad de dinamizar al colectivo, de escuchar, comprender y animar a los demás, es fundamental para el trabajo en equipo.

Liderazgo

Imponer un estilo personal y arrastrar o dinamizar a los demás no significa imponer los propios puntos de vista, ser egocéntrico o intransigente con los otros. La elegancia, la diplomacia, la empatía y la capacidad de convicción y arrastre son los atributos que los especialistas persiguen.
Recursos humanos con confianza

Autorreafirmarse y reflejar control personal, seguridad y dominio al expresarse son aspectos claves para proyectar una buena imagen. Precisamente, la información recogida antes de la comunicación ayudará a conseguir este equilibrio personal.

Existen, además, otros aspectos valorados, como la capacidad de comunicación, la asertividad, la sinceridad y la imagen personal, que también cumplen un papel fundamental en la selección final de los candidatos.