Para algunos jóvenes, el imaginarse trabajando durante toda una vida puede generar frustración, máxime si no se consigue el empleo soñado. Pero, ¿acaso todo el mundo conoce su vocación? Conseguir un trabajo temporal puede ser el primer paso para dar el salto a una profesión repleta de éxitos. Sobre todo en España, con una tasa de paro todavía por encima del 20 %, según datos del INE, donde escasean las posiciones indefinidas y bien remuneradas; el objetivo de una gran mayoría de profesionales.

Descubrir en qué se es realmente bueno para adquirir una vida bien plena (no solamente en el aspecto económico) es el objetivo principal de todas las personas que aspiran a ser profesionales en su trabajo y disfrutar de él. Las ETTs, como agencias de trabajos temporales globales, son un recurso magnífico para lograr la actividad laboral que uno desea. De ahí que, ante la gran diversidad de perfiles polivalentes que reúnen en sus bases de datos, muchas empresas hayan optado por la externalización de RRHH a la hora de buscar candidatos para empleo.

Jóvenes y adultos en búsqueda activa de empleo deberán siempre fijar unas metas y trabajar incansables para lograrlas. Encajar su perfil profesional en la posición que desea pasa por conocerse a sí mismo, determinarse en un sector de actividad y convertirse en experto.

El curriculum vitae, por su parte, es un importantísima herramienta para aproximarse a las empresas elegidas. Pero siempre teniendo en cuenta la importancia de no mentir ni engordar con méritos ficticios sus líneas. Los departamentos de recursos humanos saben cómo desmontar un currículum que no se adapta a la realidad.

Mostrarse serio en las entrevistas, conocer la actividad de la empresa y, por supuesto, dar una impresión de persona enérgica, dinámica y responsable, ayuda a los candidatos a que consigan el empleo que mejor se adapta a sus metas vitales.