La Justicia europea ha dado un paso más para igualar los derechos de los trabajadores en materia de despidos: aquellos empleados que contratados bajo la modalidad de trabajo temporal percibirán una indemnización igual a la de uno fijo cuando sean obligados a abandonar su puesto. Algo que podría revolucionar la actividad del departamento de recursos humanos.

20 días de indemnización para el trabajo temporal

El motivo no es otro que el despido sin contraprestación de una trabajadora interina que llevaba más de 10 años trabajando en el Ministerio de Defensa. El caso llegó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que terminó considerando que en España se estarían dando casos de discriminación hacia los trabajadores al existir distintos baremos para calcular las indemnizaciones por las extinciones de contrato laborales.

En este sentido, la sentencia europea expresa que no puede existir diferencia alguna entre los empleados, ya sean fijos o temporales, y mucho menos cuando los contratos de ambos llegan a su fin. Todos ellos deberán cobrar 20 días por año siempre que el despido venga motivado por razones económicas, técnicas o de producción.

4 millones de empleados temporales

Esta es, sin lugar a dudas, una decisión muy importante dentro del panorama laboral nacional, pues afecta a casi cuatro millones de personas que viven empleadas a través de un contrato temporal. Pese a todo, el Ministerio de Empleo asegura que no tiene claro si esas indemnizaciones también afectarán a los trabajadores que hayan sido contratados de manera temporal pero con una duración determinada.

La decisión del tribunal europeo, que ha dictaminado una sentencia histórica en el ámbito laboral español, servirá para mejorar las condiciones de la población activa española, pero también modificará los procesos de externalización de RRHH, que posiblemente ganen en seguridad jurídica. Cada despido será indemnizado con 20 días por año trabajado.