Para aquellas personas que disponen de tiempo libre y quieren aprovecharlo para ganar dinero extra, el trabajo temporal es una de las mejores opciones. Este tipo de contrato les permite desarrollar un trabajo durante un espacio de tiempo determinado, con una mayor libertad y flexibilidad, y aumentar así su experiencia en diferentes mercados.

A través del departamento de recursos humanos, las empresas que buscan trabajadores reclutarán, seleccionarán y capacitarán a todo el personal a través de la externalización de RRHH como solución para agilizar los procesos en los diversos departamentos de la empresa y optimizar los resultados.

El empleo de forma temporal implica la exploración de nuevos mercados, nuevos sectores y, por lo tanto, nuevas experiencias capaces de enriquecer el perfil laboral del trabajador. En función de la estación del año, la oferta es diferente. Por ejemplo, los trabajos más ofertados por las empresas en invierno son empleos en estaciones de esquí, casas y hoteles rurales o como dependientes en almacenes para la temporada de Navidad. En verano, sin embargo, el empleo en hostelería es el que más trabajadores requiere.

La de socorrista es otra de las profesiones que más plazas oferta en la época estival y permite aprender nuevos conocimientos a través de formaciones sanitarias específicas. En primavera las oportunidades abundan en el entorno rural, con puestos como los de guía turístico o personal en parques de atracciones, trabajos de cara al público que permiten, además, aprender nuevos idiomas.

Decantarse por un puesto temporal siempre será una buena opción, pues ofrecen la posibilidad de formación en campos específicos, alternándolo con otras funciones como puede ser otro trabajo, estudio o simplemente mayor tiempo libre. Además, en muchas ocasiones el empleo temporal se convierte en una motivación, ya que puede suponer, una vez superado el tiempo de contratación, el primer paso hacia un contrato indefinido.