Diseñar un currículum vitae atractivo es esencial para encontrar un puesto de trabajo. Se trata de la carta de presentación ante un mercado laboral competitivo y, por tanto, debe atraer la atención de quien lo lee. El texto plano ha dejado paso a la imaginación. Ahora, los recursos humanos recomiendan creatividad y vanguardia para llamar la atención de los recruiters que, en no pocas ocasiones, encuentran dificultades para gestionar la ingente cantidad de currículums que reciben.

Contra todo pronóstico, el trabajo temporal es un guiño a un mercado saturado por el desempleo y, por tanto, el exceso de demanda. Por ello, aunque el puesto al que se aspire no oferte las condiciones indefinidas que, con frecuencia, desean los trabajadores, no hay que perder la oportunidad de asombrar desde el primer contacto.

Los servicios de consultoría de recursos humanos o la externalización de este servicio es un hecho cada vez más extendido. Detrás se encuentran profesionales habituados a trabajar con perfiles de muy diversa índole. Nadie como los reclutadores conoce cómo captar el mejor talento. Pero ¿qué es lo más aconsejable para el diseño y la entrega del currículum vitae?

Presentación nítida e impecable: por ello se entiende no cometer faltas de ortografía y gramática. Es más que necesaria una estructura que diferencie la experiencia laboral, los datos personales, la formación académica y, muy importante, los perfiles sociales.  

– Ofrecer datos veraces: no es en absoluto recomendable relatar experiencias profesionales o cursos que no se han recibido.

Diseño: el texto plano ha dado paso a módulos donde incluir la información relevante del candidato o los iconos que lo acompañan. Los colores y una buena selección de imagen de perfil aportan muy buena presencia.

– Potenciar la marca personal: esta es, sin duda, la clave. Aportar un valor diferencial sobre el resto de candidatos es altamente valorado por los técnicos de recursos humanos a la hora de decantarse por un profesional u otro.