Dado que un buen aprovechamiento del horario laboral permite al trabajador mejorar su rendimiento, conviene seguir estos consejos de recursos humanos, prácticos y efectivos, para una organización proactiva del trabajo temporal:

1. Es importante desconectar la función de WhatsApp para evitar interrupciones tecnológicas durante el horario de oficina.

2. Organizar las tareas de la agenda siguiendo un orden de prioridades que separa los objetivos principales de las metas secundarias. Es conveniente anotar el tiempo aproximado que se debe dedicar a cada tarea prevista.

3. Llegar a la oficina unos minutos antes del horario de entrada para poner en orden los papeles del escritorio.

4.  Conviene elegir el canal de comunicación más adecuado según el tipo de mensaje. Por ejemplo, un correo electrónico es un medio eficaz para convocar una reunión. Sin embargo, para negociar un asunto, es mejor concretar un encuentro en persona o hablar por teléfono. 

5. Establecer un horario específico para consultar el correo electrónico cada día para evitar que esta rutina pueda interrumpir constantemente el ritmo de la jornada laboral.

6. No esperar a que finalice el plazo de entrega de un proyecto sino terminarlo antes de la fecha prevista para poder hacer correcciones y revisiones. Esta medida es útil para evitar la tendencia de posponer las tareas para otro momento. Una actitud que crece a partir del síndrome del perfeccionismo en el trabajo temporal.

7. Diferenciar entre aquello que es importante y aquello que es urgente. Algo se convierte en urgente por no haberlo solucionado en el momento oportuno. Conviene empezar la jornada laboral solucionando aquellos asuntos de la agenda que suponen un esfuerzo añadido por su dificultad.

8. La gestión del tiempo es la esencia del trabajo temporal. La externalización de RRHH a través de una ETT empresa de trabajo temporal mejora la eficacia en la empresa puesto que el equipo puede concentrarse en sus tareas inmediatas, delegando la selección de personal en profesionales cualificados.