Conseguir un trabajo temporal hoy en día pasa en la mayoría de los casos por superar una entrevista con un responsable de recursos humanos. 

La externalización comercial y de los servicios de RRHH ha hecho que un gran número de empresas dejen hoy esta tarea en manos de un profesional especializado, por lo que el candidato a un empleo temporal debe saber manejarse bien en la entrevista de trabajo y negociar de manera adecuada aspectos tan importantes como el sueldo.

Evitar el miedo a la negociación

Una de las claves para conseguir el salario merecido es no temer establecer una negociación. El candidato a un puesto de trabajo debe verlo como una oportunidad de demostrar su capacidad de afrontar un reto y su carácter negociador. Una actitud negativa le predispondrá siempre al fracaso.

Para evitar sentir inseguridad, es recomendable que el trabajador acuda a la reunión sabiendo de antemano los sueldos y las bonificaciones que se ofrecen habitualmente en la empresa.  

Las claves de la negociación

Negociar un salario no es una vergüenza, todo lo contrario. Una actitud educada pero muy abierta y sincera siempre es vista como un ejemplo de la fortaleza del empleado por parte de los responsables de recursos humanos y los directivos de la empresa.

Preguntar sin timidez cualquier aspecto relacionado con las retribuciones de la empresa y buscar una mejora económica deben ser la base de la negociación. Si el trabajador percibe que el aumento salarial es imposible, siempre puede desviar la negociación a conseguir mejoras complementarias, como la posibilidad de un horario más flexible.

Una vez colocadas las propuestas de salario sobre la mesa, es recomendable darse un tiempo para aceptarlas. Acabar la entrevista afirmando interés por el ofrecimiento de la empresa y declarando la necesidad de valorarla demostrará a los responsables de recursos humanos la capacidad del candidato de negociación en situaciones de estrés.