El Departamento de Recursos Humanos gestiona el trabajo temporal en las empresas. Algunos emprendedores también apuestan por el outsourcing empresarial y de RRHH por los beneficios de reducción de costes que aporta al negocio. 

Existe un momento que resulta complejo a nivel emocional para los trabajadores: la incorporación a la plantilla después de una larga baja laboral. ¿Cómo desarrollar esta reincorporación con inteligencia emocional?

1. Es recomendable potenciar la escritura de un diario para anotar, durante dos semanas o el primer mes, emociones, sentimientos, pensamientos y vivencias que forman parte de esa nueva rutina de trabajo temporal. Es óptimo dar a este diario una orientación positiva para integrar el optimismo como filosofía personal.

2. El trabajador puede sentirse más seguro en este retorno a la empresa, si busca apoyo en aquellos compañeros con los que tiene un mayor nivel de afinidad. Una idea agradable es quedar a tomar un café con uno de esos compañeros durante los días previos a la fecha de vuelta al trabajo para charlar sobre posibles novedades de la empresa o, simplemente, potenciar la cercanía emocional.

3. El candidato debe desarrollar su autoconfianza teniendo presente que no parte desde cero en esta incorporación, sino que ya tiene un bagaje temporal en ella. Afronta un punto y seguido en su colaboración con este negocio.

4. Practicar yoga durante el tiempo libre para poner cuerpo y mente en armonía a través de la suma de pensamientos positivos y sensaciones agradables. Realizar ejercicios de visualización positiva en el trabajo para asumir los nuevos retos desde la perspectiva del desarrollo personal.

5. Es positivo que el trabajador viva los primeros días como un tiempo de adaptación al trabajo temporal y no se presione con el perfeccionismo de querer abarcarlo todo en un primer momento.

Esta incorporación debe abordarse a través de un plan personalizado en colaboración con la empresa.