El liderazgo empresarial no solo trata de cumplir objetivos financieros y contables. Una buena dosis de su energía debe ir encaminada a potenciar trabajadores motivados y ampliamente productivos. Los empleados centrados y concentrados son la clave de la rentabilidad de una compañía.

 

En ocasiones, puede resultar difícil alcanzar los estándares de productividad en el trabajo, sobre todo para empleados con un trabajo temporal, conscientes de que la probabilidad de una prórroga o una contratación indefinida es muy remota.

La externalización RRHH, como especialistas en captación de talento, aboga, en primer lugar, por penetrar en los perfiles más adecuados y que estos muestren no solo grandes conocimientos técnicos, sino también pasión y amor por el trabajo. Estos dos ingredientes se alzan más que necesarios para combatir los populares síntomas del boli caído, que hacen referencia, precisamente, a la falta de proactividad y rendimiento de los trabajadores de una compañía.
¿Cómo ponerles fin?

Trabajar por objetivos, no por tiempos

Evitar el estrés consiste, en muchas ocasiones, en olvidar las manillas del reloj. No es fácil, sobre todo cuando se tienen responsabilidades fuera del trabajo. Sin embargo, planificarse en función de objetivos y no deadlines ayuda a mejorar las capacidades creativas.

Conocer los picos de concentración

La jornada puede resultar interminable, por ello conviene centrarse en lo que realmente produce, dejando las tareas más banales para el final. La concentración es el gran fuerte de los trabajadores y estos deben ser conscientes de sus capacidades.

Evitar los ladrones de tiempo y aprender a decir “NO”

Cafés, cigarrillos, Whatsapp, conversaciones sobre asuntos personales o pérdidas de tiempo en internet mirando hobbies son algunas de las prácticas más amenazadoras para la proactividad. Evitar los estímulos que alejan al trabajador de su verdadero objetivo es una de las claves.

Nombrar los responsables que lleven a buen término las tareas de liderazgo empresarial para mejorar la productividad es una cuestión principal.