Muchos profesionales buscan trabajo a través de una empresa de trabajo temporal, que muestra la externalización comercial y de los RRHH. La carta de presentación es el complemento perfecto del currículum. A través de este medio, el candidato puede destacar de un modo más detallado los puntos más notables de su trayectoria formativa y profesional.

Consejos para elaborar la carta de presentación

Una carta de presentación tiene que ser profesional, ser clara, detallada y, por supuesto, sin faltas de ortografía. En pocas palabras hay que ser capaz de expresar a las empresas quiénes somos y qué estamos buscando, además de detallar conocimientos y habilidades. Se debe dejar muy claro que uno es el candidato ideal para cubrir el puesto ofertado.

Las cartas de presentación son un valor añadida cuando se opta a un puesto de trabajo. En las empresas de reclutamiento de personal, a veces, no se escoge al que más conocimientos posee, sino al que mejor saber captar la atención del entrevistador antes de presentarse a una entrevista cara a cara. Por ser capaz de generar expectativa en el reclutador con tan solo una carta de presentación llamativa.

Para preparar una buena carta de presentación que acompañe a tu CV es importante que tengas en cuenta una serie de pasos, como los que detallamos a continuación:

 

1. La extensión adecuada de una carta de presentación profesional es una página. Acotar el espacio es fundamental para que el candidato seleccione la información más importante, dando prioridad al contenido de calidad.

2. El candidato debe de tener muy presente que la finalidad de este mensaje es profesional. Debe evitar tutear al destinatario del departamento de recursos humanos, siendo preferible hablarle de usted.

3. El candidato debe mostrar su autoestima y seguridad en sí mismo para hacer visible su talento. Es decir, debe explicar qué puede ofrecer él a dicha empresa en un trabajo temporal. Este punto es muy importante teniendo en cuenta que cualquier candidato tiene una alta competencia en un proceso de selección.

4. El autor de la carta debe releer el mensaje para corregir posibles errores ortográficos, evitar el uso repetitivo de una misma palabra. Además, el mensaje también debe estar estructurado en párrafos breves de 4 o 5 líneas. De este modo, mejora la estructura visual.

5. Siempre que sea posible, el candidato debe dirigir su carta a un destinatario concreto si conoce el nombre y apellidos. En caso contrario, puede utilizar la fórmula «Estimado/a director/a». Puede utilizar una fórmula formal para cerrar tu carta: «Un cordial saludo».

6. El candidato debe redactar su carta de presentación, manteniendo siempre el foco positivo. Por ejemplo, debe evitar enumerar sus defectos o no hacer referencia a posibles puntos de mejora en su currículum. No se trata de mentir sino de centrar la información en aquello que puede mejorar su marca personal.