¿Qué es el trabajo remoto? Ventajas y modalidades del teletrabajo

Publicado el 05 diciembre, 2018

EmpresasCandidatos

¿Imaginas un puesto laboral en el que no tengas horarios, desarrolles tus funciones desde casa y organices tus tareas en base a un horario flexible que te permita conciliar tu empleo con tu vida familiar? Cada vez más, gracias a Internet, la accesibilidad y las nuevas tecnologías las empresas optan por ofrecer el trabajo remoto como forma  de empleo. Y es que esta modalidad flexible de trabajar se caracteriza por la posibilidad de poder desarrollar la actividad profesional sin tener que estar presente físicamente en la sede de la empresa. Como resultado, los teletrabajadores consiguen una conciliación plena de la vida laboral y personal, sin perder de vista el éxito profesional.

El desarrollo de este tipo de procesos requiere que la empresa apueste firmemente por el uso de la tecnología. Las instalaciones de la empresa deben estar adaptadas para realizar videoconferencias y, en las rutinas laborales, los trabajadores el ordenador y la tecnología se deben convertir en su mejor aliado. De este modo, la brecha física entre el empleado y la empresa se salda con el uso de medios de telecomunicación para que la distancia haga mella en el trabajador ni en la empresa.

Ventajas del trabajo remoto

Con el trabajo remoto, el empleado consigue una gran flexibilidad en el horario laboral. Así pues, cada uno puede adaptar sus tareas a su tiempo disponible, consiguiendo de este modo impulsar la eficiencia. En este sentido, dentro de las ventajas del teletrabajo, el trabajador obtiene mayor independencia y consigue crecer como profesional a pasos agigantados, ya que permite asumir responsabilidades y gestionar los objetivos marcados.

Además, con esta forma de trabajar, el empleado consigue ahorrar costes y tiempo al eliminar los desplazamientos diarios desde su domicilio hasta el puesto de trabajo. No obstante, si es interesante destacar que muchas empresas que impulsan el trabajo remoto, cada cierto tiempo, requieren que el empleado se presente físicamente en la empresa para hacer un seguimiento y llevar a cabo reuniones periódicas para evaluar la marcha diaria del trabajo.

Para completar las ventajas que el teletrabajo suponen, hay que hacer hincapié en la posibilidad  de contratar trabajadores que no necesariamente vivan en el lugar de la empresa. Con esta forma de trabajo, las empresas se pueden permitir el lujo de contar en sus filas con personas punteras en el sector y altamente cualificadas sin necesidad de tener que hacer que cambien su lugar de residencia.

Modalidades del teletrabajo

Lo más común en el teletrabajo es que el empleado desarrolle sus tareas desde casa, ya que con una conexión a Internet, un ordenador portátil, un smartphone y unos auriculares es suficiente. Cabe mencionar que este tipo de trabajo remoto se realiza de forma parcial y se combina con la presencia física en la oficina, al menos un par de días  a la semana. Con ello, el empleado trabaja de forma cómoda y adapta el ritmo de trabajo a sus necesidades.

También cabe destacar que hay teletrabajadores que optan por un centro de negocios o coworking para desarrollar sus tareas, principalmente, por los equipamientos y los medios que ofrecen. Con ello, las personas que acuden a este tipo de espacios consiguen que las conexiones informáticas con la empresa sean directas y rápidas, al tiempo que se ahorran costes tales como Internet o luz. En este tipo de espacios se impulsa el networking y el trabajador puede ampliar sus lazos profesionales.

Con todo, si necesitas implantar y gestionar el trabajo remoto en tu empresa, desde Grupo Noa’s, como expertos en RRHH, podemos ayudarte en lo que necesites.

Comparte esta noticia en tus redes sociales