protocolos-limpieza-oficinas

La importancia de seguir un protocolo de limpieza de oficinas en tu empresa

Publicado el 27 febrero, 2019

Empresas

Una oficina limpia y en orden es sinónimo de hacer bien las cosas. Mantener el espacio de trabajo libre de suciedad es el primer paso para lograr un buen resultado. Diversos estudios científicos han demostrado que la limpieza en el trabajo aumenta el rendimiento de los trabajadores. Por ello, no debes descuidar el orden y la higiene en tu empresa. Muchas son las empresas que, diariamente, invierten tiempo en limpiar las instalaciones bien sea de forma directa o indirecta. En este sentido, la externalización del servicio de limpieza es una buena opción para que las dependencias siempre estén relucientes y te olvides de este tipo de tareas. Bien sea de una forma u otra, a continuación, te explicamos la importancia de seguir un protocolo de limpieza de oficinas para lograr crear un entorno de trabajo óptimo.

¿Qué orden sigo para la limpieza y desinfección de mi oficina?

A la hora de limpiar las instalaciones empresariales es recomendable comenzar por el suelo de las zonas que estén más limpias y hacerlo sin crear corrientes de aire para evitar el desplazamiento de la suciedad hacia otras zonas.

Tras haber barrido las salas, es la horade limpiar las superficies para eliminar el polvo y pequeños residuos que puedan acumularse. Para ello utiliza una bayeta con solución amoniacal o algún producto específico para realizar una primera limpieza y, seguidamente, seca las superficies con papel u otra bayeta. Vacía también las papeleras y cambia las bolsas de basura en caso de que los cubos las lleven.

Una vez limpio todo el mobiliario es el momento de fregar el suelo. Para realizar esta tarea te recomendamos utilizar el sistema de doble cubo: fregaremos primero con un cubo de agua y producto friegasuelos y aclararemos después con agua y detergente.

Para completar la limpieza de tu puesto de trabajo y lograr que  las instalaciones luzcan siempre desinfectadas utiliza ambientador para perfumar los distintos espacios. Escoge una fragancia neutra, que no sea demasiado cargante y que transmita sensación de frescura.

Consejos para limpiar superficies en tu empresa

A la hora de limpiar el mobiliario de tu oficina o las instalaciones de tu empresa te aconsejamos utilizar bayetas de distintos colores según la zona. Es importante no utilizar el mismo paño para limpiar los escritorios, los cristales o los baños, ya que cada zona presenta unas necesidades. También te recomendamos que el trapo sea de microfibra para no rayar las superficies, así como que pongas especial atención en la limpieza de las pantallas o de los equipos electrónicos para evitar dañarlos.

Recuerda que si utilizas algún líquido específico es importante no aplicarlo directamente en la superficie, siempre sobre el paño. Asimismo, no olvides escurrir bien el trapo para que se quede húmedo y podamos limpiar las piezas sin mojarlas.

Por lo que se refiere a los muebles, el proceso de limpieza debe comenzar desde la zona más alta a la más baja y siempre en la misma dirección. No olvides pasar el trapo por los tiradores y manillas ya que es el punto en el que más gérmenes se acumulan. Además, si encuentras alguna mancha, te recomendamos pulverizarla directamente y aclararla con papel seco. Ten en cuenta los materiales de los que están compuestos el mobiliario para utilizar productos de limpieza específicos que no dañen las superficies.

Pasos para limpiar los aseos de tu empresa

Si hay un lugar en el que debes poner el foco de atención de la limpieza de tu empresa ese es el aseo. Los baños de tu lugar de trabajo se deben limpiar tantas veces como sea necesario, ya que mantener el orden en estos espacios comunes es clave para una buena higiene.

Entre las recomendaciones para limpiar los aseos, puedes fregar con un estropajo para eliminar las posibles manchas de óxido. No olvides vaciar los cubos de la basura y pasar la bayeta correspondiente por el espejo, el lavabo, el inodoro y la grifería, empleando producto específico para baños en caso de que fuera necesario.

Para limpiar el retrete es recomendable hacerlo desde el exterior del depósito hacia la tapa y pulverizar la zona con algún producto anti bacterias, dejándolo actuar el tiempo que fuera necesario.

¿Qué hacer cuando has terminado con la limpieza?

Una vez has completado la limpieza de tu oficina, pon especial atención en dejar recogidos todos los enseres y, sobre todo, limpios y listos para la próxima vez que haya que limpiar. Por lo que respecta a los cubos, enjuágalos y déjalos vacíos en su sitio para su posterior uso. Recoge también los productos y guárdalos cerrados de forma ordenada y fácilmente reconocibles a primera vista. Seca las bayetas y sitúa la fregona, escoba y mopa en algún soporte en altura para evitar su contacto directo con el suelo.

Con esta serie de recomendaciones conseguirás que las instalaciones de tu empresa tengan un aspecto limpio y ordenado. Sin embargo, si eres de los que prefiere delegar funciones y contar con un equipo de limpieza externo, contacta con nosotros y te ofreceremos este servicio de forma personalizada y adaptada a las necesidades de tu negocio. Con ello te aseguras un correcto cumplimiento del protocolo de limpieza de oficinas.

Comparte esta noticia en tus redes sociales