Preguntas Trampa Entrevistas de Trabajo

Preguntas trampa típicas de las entrevistas de trabajo

Publicado el 04 mayo, 2016

Candidatos

A la hora de cubrir puestos de trabajo temporal, muchas empresas confían en el outsourcing empresarial a través de la externalización de RRHH. Ponen en manos de expertos especializados la búsqueda del candidato más adecuado. Estos expertos en Recursos Humanos y descubrir talento siempre tienen en la recámara algunas preguntas con truco, para poner a prueba a los aspirantes a un empleo.

Algunas de estas cuestiones con truco se plantean con bastante frecuencia. La pregunta trampa por excelencia es: “¿cuál es su expectativa sobre el sueldo?”. Al final, siempre habrá que hablar de dinero. Puede quedar la duda de si se va a proporcionar una cifra demasiado alta o baja. Por tanto, salvo que se tenga clara la cifra, lo mejor es decir que se prefiere que ellos propongan un sueldo y, después, negociar, si es posible. Otra de las cuestiones estrella es: “¿cuáles son sus defectos o debilidades?”. La clave es pensar qué puede mejorar uno, sin mostrar debilidad y presentándolo como una oportunidad.

Entre otras cuestiones peligrosas, se encuentra: “¿qué opina de sus anteriores jefes?”. Hay que tener mucho cuidado con esta pregunta. Si se habla mal de estas personas, el entrevistador pensará que también podría ocurrir lo mismo con el futuro empleador. Siempre hay que ser políticamente correcto, sin criticar en exceso. También es frecuente: “¿por qué ha permanecido tanto tiempo sin trabajo?”. Planteando esta cuestión, lo único que se busca es saber si se tiene algún tipo de problema que pueda afectar al futuro empleador. No pasa nada si, simplemente, se ha tenido mala suerte. Hay que ser sincero.

La mejor manera de superar cualquier pregunta trampa de una manera profesional es ir preparadosentarse a pensar, antes de acudir a la entrevista. Plantearse qué preguntas con segunda intención pueden surgir y pensar en las respuestas. Siempre será mejor saber, previamente, qué respuesta se va a proporcionar que ser sorprendido por el entrevistador.

Comparte esta noticia en tus redes sociales