Buena gestión de equipos de trabajo

Decálogo para una buena gestión de equipos de trabajo

Publicado el 11 abril, 2018

Empresas

La gestión de equipos de trabajo es fundamental para que cualquier empresa funcione y sea rentable. Es necesaria establecer buenos métodos de organización para conseguir que cada miembro del equipo tenga clara su función, sus responsabilidades y sus objetivos y obtener así el máximo rendimiento en el trabajo.

Todo aquel que aspire a ser un buen líder debe reunir una serie de habilidades y competencias clave para la gestión de equipos de trabajo, que le ayudarán a lograr un grupo cohesionado, que reme en la misma dirección y que logre las metas propuesta (e incluso las supere). Pero, ¿sabes qué requisitos son imprescindibles en el liderazgo empresarial?

Desde Grupo Noa’s, como agencia de RRHH, hemos preparado un decálogo con los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora llevar a cabo una buena gestión de equipos de trabajo. ¡Toma nota!

1. Define objetivos claros y explica a cada miembro del equipo cómo contribuye a alcanzarlos

Dentro de la gestión y la formación de equipos de trabajo es vital que todos los miembros tengan claro qué se les pide, cómo pueden saber si lo están haciendo bien o mal y cómo se va a medir su trabajo. En definitiva, se trata de que cada persona conozca sus funciones, la visión, las metas, los valores y la estrategia general de la empresa. Por eso, es muy importante tener una buena capacidad comunicativa y ser capaz de explicar a los empleados qué hacemos, cómo lo hacemos y hacia dónde vamos.

2. Crea un buen entorno laboral

Un entorno laboral amplio, bien iluminado, limpio y ordenado ayuda a la buena gestión de equipos de trabajo. Ofrece al trabajador todas las herramientas y la tecnología que necesita. Por último, intenta evitar reuniones improductivas o que no tengan un objetivo claro. Una buena capacidad comunicativa también te ayudará en este punto, ya que te permitirá entender las necesidades de tus empleados y obtener un feedback adecuado.

3. Ayuda a tus trabajadores a crecer profesionalmente 

¿Tengo opciones de crecer profesionalmente? Es una pregunta que, tarde o temprano, todo trabajador se hace. Por tanto, como empresario, es necesario saber qué opciones de desarrollo ofreces (más responsabilidades, otras funciones, más formación, más dinero, etc). También puede ayudar sacar al empleado fuera de su zona de confort, empujarle a que prueben nuevos roles o asuma retos distintos de los habituales. 

4. Pide opinión

Tener una buena comunicación con el equipo es una característica fundamental de todo buen líder empresarial. No tengas miedo a pedir opinión a tu equipo sobre tu trabajo, muéstrate cercano y ofrece un buen feedback. Eso sí, debes ser firme en las decisiones acordadas y asegurarte que se cumplen.

5. Demuéstrales confianza

Los jefes muy autoritarios no son capaces de sacar lo mejor de su equipo de trabajo ya que inspiran temor y/o antipatía pero nunca respeto. Es muy importante ser capaz de demostrar confianza en el equipo, tanto dentro de la empresa como de cara a posibles proveedores o clientes.

6. Delega

Delegar de tus tareas a ciertos trabajadores de tu equipo te liberará y permitirá que la empresa pueda crecer. Significa, también, aceptar que pueden equivocarse y que, al principio, la eficacia se vea mermada (el trabajador necesita un tiempo para adaptarse a sus nuevas tareas). Pero, a la larga, delegar y fomentar que tus empleados tomen la iniciativa es el camino correcto para una buena gestión de equipos de trabajo.

7. Reconoce el esfuerzo y la dedicación

A las personas les gusta sentirse reconocidas. Y más, si es por el buen hacer en su puesto de trabajo. No olvides este punto, ya que la motivación laboral es esencial para recordarle a tus empleados que eres consciente del trabajo que están realizando y del esfuerzo y dedicación que supone.

8. Cumple tus promesas 

Si has llegado a un acuerdo con un empleado o con todo el equipo de trabajo, debes llevarlo a cabo por muy trivial que pudiera ser el pacto. De lo contrario, pones en entredicho tu credibilidad y mina la capacidad de comunicación entre tú y tu equipo.

9. Ofrece salarios competitivos con el mercado 

Para realizar un buen liderazgo otro de los aspectos necesarios que debes conocer es si pagas unos salarios competitivos con el mercado a tus trabajadores. ¿Sé lo que se paga en otras empresas del sector por el mismo trabajo? Al final, un buen sueldo repercutirá en una mayor motivación del empleado y a estar más comprometido con la empresa y con el proyecto común.

10. Sois un todo

Compartís el mismo destino: si triunfáis, lo habéis conseguido todos juntos y si fracasáis, también es culpa de todos.

¿Te han servido estas 10 pautas? En resumen, para saber cómo ser un buen líder hay que tener cinco capacidades básicas: de motivación, de comunicación, de reacción, de empatía y de adaptación.

Y tú, ¿dirías que eres un buen líder?

 

Comparte esta noticia en tus redes sociales