Las claves para ser un buen comercial

Publicado el 26 septiembre, 2018

Candidatos

Hoy en día, una de las profesiones más demandadas es la de comercial. Las empresas buscan personas polivalentes y dinámicas para dar salida a sus productos, ya que para hacer crecer un negocio, los directivos necesitan empleados que tengan la capacidad de asumir los valores del negocio como propios. La figura del comercial es indisociable de la estructura de cualquier empresa porque él es quien se encarga de captar a los futuros clientes y ofrecer los productos y servicios. Dependiendo del tamaño del negocio, habrá más o menos comerciales, incluso en las PYMES suele ser el propio jefe o los propios trabajadores quienes asumen esta función. En este sentido, en las siguientes líneas os contamos cuáles son las claves para ser un buen comercial.

1 > Compromiso

Un buen comercial es aquel que tiene un firme compromiso con la empresa en la que trabaja. La asume como propia y se involucra en ella. Así pues, el trabajo de comercial implica marcar unos objetivos a corto, medio y largo plazo  y, sobre todo, cumplir con ellos. Solamente de este modo y con la motivación necesaria se consigue que exista una evolución positiva en el negocio.

2 > Don de gentes

A la hora de trabajar de comercial, hay que tener claro que la capacidad de relacionarse con otros debe ser innata. Y es que un buen comercial pasa muchas horas fuera de la oficina en busca de clientes, tiempo en el que debe tratar con personas de personalidades muy dispares y con pensamientos no siempre positivos hacia el producto o servicio que se le está ofreciendo. Por ello, el trabajo de comercial implica tener la capacidad de ser simpático y agradable con todos los posibles clientes.

3 > Dominio de la comunicación

A la hora de ofrecer los productos de la empresa, el comercial debe ser capaz de mantener un discurso convincente para que el consumidor claudique con la venta. Es interesante manejar una comunicación fluida y saber analizar las respuestas que ofrece el consumidor para, en todo momento, reconducir la conversación y conseguir el objetivo establecido. También es relevante que a la hora de trabajar de comercial se tenga muy en cuenta la comunicación no verbal, ya que muchas veces es un indicativo claro del mensaje.

4 > Ambición

El buen comercial es aquel que nunca tiene suficiente y siempre quiere más. Es importante y siempre se deben tener presentes los objetivos establecidos porque, en base a ellos, se reciben unos beneficios. Por ello, es normal que el comercial no se conforme con lo que tiene y siempre busque el incentivo para ir a más. La competitividad es una de las señas de identidad de este tipo de trabajadores.

5 > Convicción

Si hay alguien que cree en la empresa, sus valores y sus productos, ese es el comercial (o al menos lo sabe transmitir perfectamente). Esta figura del negocio debe estar altamente convencido de que su producto/servicio es el mejor con diferencia porque si él no lo está, tampoco va a conseguir convencer a los clientes.

6 > Movilidad geográfica

Este tipo de trabajo implica elevados desplazamientos para tratar con los clientes. La persona que busca trabajo de comercial debe tener disponibilidad de cambiar de ciudad si fuera necesario y, por supuesto, vehículo propio para no depender de nadie y tener libertad a la hora de cubrir los compromisos laborales. En este sentido, muchas empresas requieren que sus comerciales no solo trabajen en la ciudad o país al que pertenece la empresa, sino que salgan de sus fronteras para internacionalizar el producto.

7 > Dominio de idiomas

Ligado a esta aspecto anterior, para ser un buen comercial no está de más, dominar varios idiomas. Hablar inglés, italiano, francés o alemán es un plus a la hora de encontrar trabajo en ciertos sectores de la exportación, tales como la cerámica, el mueble o la naranja. No hay que olvidar que, cada vez más, las empresas amplían sus fronteras e internacionalizan sus productos.

8 > Flexibilidad horaria

Por último, hay que remarcar que el trabajo de comercial no entiende de horarios. Así pues y pese a que se establezca un horario de oficina, el buen comercial debe estar dispuesto a atender a sus clientes en el horario que mejor se les adapte. Por ello, la flexibilidad horaria es un requisito que en esta profesión es indispensable.

Como resultado, con estas 8 claves puedes convertirte en un gran comercial y encontrar tu puesto en el mercado laboral. Desde Grupo Noa’s, com expertos en RRHH, te animamos a que visites nuestro portal de empleo y descubras las ofertas que tenemos referentes a esta profesión.

Comparte esta noticia en tus redes sociales