¿Es el teletrabajo una buena opción para mi empresa?

Publicado el 27 diciembre, 2017

Empresas

Las nuevas tecnologías han tenido un impacto directo en nuestro día a día. Si hace unos años parecía prácticamente imposible hablar del teletrabajo en las empresas, ahora, gracias a la digitalización y al sinfín de herramientas que nos ofrecen las nuevas tecnologías, es cada vez más común implementar esta mecánica que consiste básicamente en “trabajar desde casa”.

¿Has pensando en alguna ocasión en implementar el teletrabajo en tu empresa? Hoy te daremos las claves de esta mecánica de trabajo junto a sus ventajas y desventajas para que así, puedas decidir con certeza qué es lo que más le conviene a tu negocio.

El teletrabajo sí es una opción

A día de hoy el teletrabajo sigue siendo una asignatura pendiente en España ya que muchos empresarios asocian la productividad con la cantidad de horas que los trabajadores pasan en la oficina o en el lugar de trabajo. Pero lo cierto es que, siempre que exista una buena organización, el teletrabajo no tiene por qué suponer un hándicap para las empresas.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de implementar (o no) esta mecánica de trabajo es la viabilidad ya que ésta no es una opción para todas las pymes. Por norma general, es mucho más fácil implementar el teletrabajo en el sector servicios que en el sector industrial y el comercio. Además, no todos los puestos pueden ser cubiertos desde casa. Analiza bien todos los perfiles de tu empresa para así valorar en qué casos esos trabajadores podrían tener la opción de trabajar fuera de las oficinas.

Planificación, implantación y revisión

Una vez tengas claro cuáles son los puestos de trabajo en los que sí que es viable el teletrabajo es el momento de que desarrolles una hoja de ruta en la que expliques detalladamente cómo se va a implementar y a qué empleados va a beneficiar. Así mismo, es muy importante que plantees todas las directrices que éstos trabajadores deberán seguir para cumplir adecuadamente con sus obligaciones laborales.

En este punto, la comunicación con tus empleados es extremadamente importante. Infórmales detalladamente de cómo se procederá a implementar ese cambio y de cada una de las razones que te han llevado a tomar esa decisión. Intenta, siempre que sea posible, que la implantación se haga de forma progresiva para que así todos los empleados (los que ahora trabajarán desde casa y los que no) lo asuman poco a poco y empiecen a trabajar con esta nueva mecánica con mayor eficacia.

Por último, es esencial que durante los primeros meses realices un seguimiento para así valorar los resultados que se están obteniendo con el nuevo método.

teletrabajo

Ventajas del teletrabajo

  • Empleados felices:

    Cada vez son más los candidatos que, en su búsqueda de empleo, se centran en aquellas empresas en las que hay posibilidad de trabajar desde casa bien por conciliación laboral o por otras razones. Si implantas el teletrabajo en diferentes áreas de tu empresa conseguirás atraer a nuevos perfiles profesionales y además, conseguirás que tus trabajadores estén felices y cómodos realizando día a día su trabajo.
  • Aumento de la productividad:

    En ocasiones en las oficinas o en el centro de trabajo se producen interrupciones que desequilibran la rutina productiva de los empleados. Con el teletrabajo este problema desaparece ya que los empleados logran concentrarse mucho más y son mucho más productivos.
  • Ahorro en costes:

    Aunque parezca un ahorro mínimo, lo cierto es que a menos trabajadores en la oficina: menos gastos energético, de agua o de material de oficina.

Desventajas del teletrabajo

  • Menor trabajo en equipo:

    Aunque con el teletrabajo igual puede haber una comunicación continua con el resto de compañeros de la empresa, lo cierto es que se pierde el trato face to face y la complicidad entre trabajadores pudiendo peligrar así el trabajo en equipo.
  • Se debilita el núcleo trabajador-empresa:

    Al trabajar a distancia el empleado puede sentirse ajeno al equipo y también a la empresa y esto puede desembocar en desinterés y en poco compromiso con los objetivos del negocio.
  • Más gastos para el trabajador:

    Que el trabajador no gaste la luz o la calefacción de su oficina de trabajo implica que inevitablemente, la tenga que gastar en su casa asumiendo así facturas eléctricas de mayor coste. Esto puede incomodar al empleado pudiendo llegar a generar conflictos con sus superiores.

Sea cual sea la opción que elijas lo más importante es que analices siempre las dos opciones y que nunca te cierres al NO o al SI sin antes probarlo y analizar los resultados. ¿Quién sabe? Quizás el teletrabajo se puede convertir en la llave que abra las puertas al éxito a tu empresa.

 

 

 

Comparte esta noticia en tus redes sociales